viernes, 30 de noviembre de 2012

Los ricos no crean empleo

Muy interesante esta charla dentro del ciclo TED



Discurso censurado de Nick Hanauer en TED: "Los ricos no crean empleo". from 1968RIP on Vimeo.

A la reflexión de este vídeo cabe añadirle la cuestión de que las empresas, si se da la ocasión, o si la competitividad presiona, tenderán a preferir las fórmulas de contratación más baratas, reducir costes de plantilla, etc. etc. Y aprovecharse de reformas laborales como la que nos han aplicado en España.

También añadiría que el miedo a que decrezca el empleo y se desestabilice la economía si se grava a las grandes fortunas es una idea de un modelo de economía, como dice el conferenciante, que nos impide imaginar otro diferente. Por ejemplo, una economía que favorezca a las pequeñas empresas antes que a las grandes, lo cual además evitaría entropías como la que se produce cuando el grueso del empleo pertenece a multinacionales y éstas cierran: el desempleo y la desestabilidad son cuantiosos, repentinos y drásticos. Este peligro sería menor si tanto el mercado de consumo como el de trabajo dependiesen mucho más de las pequeñas empresas.

Hay que pensar también en qué ocurriría si se comenzase a gravar a los más ricos. Habría un proceso de transición de una economía de grandes empresas a una de pequeñas empresas. Pero ¿sería un proceso dramático o fluido? Quizá sería dramático mientras que hay mucha gente trabajando en empresas multinacionales y muchos de los productos de consumo son ofrecidos por ellas. Quizá pasado un tiempo esto fuera sustituido por la oferta de las pequeñas, de las cuales en general existen en casi todos los sectores pero están limitadas por la estructura económica y quizá no puedan competir con las grandes en las condiciones actuales. Teniendo en cuenta este aspecto quizá el proceso fuese fluido. Según algunos análisis, gran parte de la economía en España depende de pequeñas empresas y autónomos.

También podemos tener en cuenta cómo funcionan algunas de las grandes inversiones. Si tenemos en cuenta que, a mayor fortuna, mayor facilidad para acceder al crédito, podemos quizá observar que muchas de las grandes inversiones no se hacen con capital propio de la empresa, sino prestado. Si cambiase la mentalidad de crédito de los bancos, o si, simplemente, se les obligase a cumplir las condiciones de los rescates, el crédito a pequeñas empresas debería ser más fluido. Algunas de las grandes inversiones también reciben cuantiosas subvenciones. Incluso existen casos -como la instalación de parques eólicos- que se llevan a cabo precisamente por la subvención, buscando esa suma como beneficio, y el futuro de la instalación no importa demasiado, en algunos casos. Es decir, algunas de las grandes inversiones se realizan por costes propios mínimos o nulos. Lo que significa que -en esos casos- las grandes fortunas no son las que producen el tejido empresarial, sino los préstamos y las subvenciones.

sábado, 17 de noviembre de 2012

España no es una democracia (II)

Gracias a este programa de televisión que resume un año del gobierno de Mariano Rajoy, puedo extender el último artículo con el vídeo, que ilustra muy bien cómo la democracia en España se encuentra en un estado lamentable. Enlace del programa aquí

viernes, 16 de noviembre de 2012

España no es una democracia

Hasta hace bien poco, era difícil explicar a la mayoría de las personas por qué uno cree que no estábamos viviendo en una democracia verdadera sino en una dictadura encubierta. Una dictadura cómoda, lo que aquél escritor llamó "jaulas más grandes y cadenas más largas". Perdiendo miles de personas el trabajo, la masa social se empieza a dar cuenta de que algo iba mal. El movimiento antiglobalización y los movimientos punk políticos ya decíamos a principios de los 90 que este sistema era una estafa, y lo que ahora aquí llamamos crisis -como si se trata de una disfunción puntual- era la política económica impuesta por el FMI y las troikas a los países del hemisferio sur en los últimos 20 años. Todo el mundo creía que aquello era aislado de lo que ocurría en el hemisferio norte, y que aquí nos iba bien por nuestras conquistas sociales y la razonabilidad de nuestros ricos y nuestros gobernantes. Lo que nos está ocurriendo, esta crisis que no es crisis sino estafa, es lo mismo que ocurrió antes en el medio mundo que las noticias nos presentaban como caótico y subdesarrollado. Podría ser cierto que muchos de esos países hayan sido fácilmente corruptibles, tal como lo han sido Grecia y España, y por eso la troika encuentra el mejor caldo de cultivo para sus reformas en nuestros países. En un par de años hemos pasado de ser un país de consumidores complacientes a trabajadores asustados. El cuento de hadas del progreso que nos contaron no era tan guay como llegamos a creer. Vivíamos en una dictadura encubierta: se nos permitía creer que teníamos poder, cuando en realidad existían toda una serie de barreras para que no pudiéramos ejercerlo, ni siquiera conocerlo.

Lo peor de todo es que apenas hayamos rayado la superficie en la protesta por lo que nos oprime. Mucha gente está preocupada por la falta de empleo, pero no sé si la mayoría de los manifestantes están dispuestos a cuestionar las estructuras de poder bajo las que estábamos trabajando. Esta semana, coincidiendo con la huelga general, se ha aprobado la ley de tasas judiciales y apenas nos hemos hecho eco. Significa que para cada cosa por la que requiramos los servicios públicos de justicia, debemos pagar una tasa. Se dice que por recurrir una multa de tráfico de 100€, pagar 150€. Para reclamar una indemnización por un accidente de tráfico, entre 6000 y 20.000. Por divorciarse, en torno a 1200€. Y por reclamar una causa por despido improcedente (que ahora debe pasar por el juzgado como una demanda judicial), 600€ o más.

Creo que no nos hemos dado cuenta del agujero en que esto nos ha metido. En estos momentos, no hay derechos laborales en España, porque la última reforma laboral ha inhabilitado la validez efectiva y obligatoria de los convenios. Pero para rizar el rizo, ya no tenemos justicia universal. Esto es muy grave. A partir de ahora, con esta ley de tasas, sólo quienes tengan dinero de sobra para costearse la justicia podrán decidirse a reclamar sus derechos ante un tribunal. Se ha acabado la democracia garantizada por el estado. Ya estamos en un régimen no democrático. Ya no necesitamos complejas explicaciones sobre el poder de los lobbys económicos y las restricciones legales: la democracia que protege al trabajador y da cobertura legal pagada con los impuestos no existe en España en este momento. Aunque muchos jueces han criticado y tachado esta nueva ley de anticonstitucional y antidemocrática.

Y eso sin contar que, cada vez para más gente, es obvia la imagen y experiencia que tenemos de la policía, especialmente de los antidisturbios, por su brutalidad, abritrariedad e impunidad. Y sin contar que en España no existe de forma efectiva en la ley la separación de poderes como en el resto de democracias europeas: los jueces puede escogerlos el partido en el poder temporal. Sin contar los rescates bancarios con los que las entidades rescatadas han hecho lo que han querido y no han solucionado la crisis como pedían las condiciones del rescate. Sin contar políticos que faltan a su programa electoral, se suben el sueldo o legislan para las empresas con las que están relacionadas. Y así tantas y tantas cosas. Señoras y señores: España no es una democracia.

No estamos en una democracia, y no estamos aún lo suficientemente indignados.


domingo, 28 de octubre de 2012

Milton Friedman, un troll desde la tumba.

Hoy se ha estado rulando en las redes sociales una imagen
con esta cita de  Milton Friedman:
"Si pones al gobierno a cargo del Desierto del Sáhara, en cinco años habría escasez de arena". Quienes no conozcan la vida y milagros de este señor, aplauden la frase, sin saber que Friedman es uno de los ideólogos más ultras del neoliberalismo, y ha sido uno de las principales influencias a la hora de que los gobiernos se corrompan y que sean precisamente lo que pretende denunciar en su frase.

Es obvio que Friedman no la debió decir por los casos de corrupción, ya que, como buen gran empresario de derechas, siempre fue amigo de codearse con los políticos. Más bien siempre defendió la tesis neoliberal de que el estado de por sí inherentemente es incapaz de gestionar de forma eficaz un servicio público. Curiosa creencia que mantienen todos los neoliberales, máxime si tenemos en cuenta precisamente su afición a codearse con los ministros y jefes de estado, a pedirles ayuda con leyes y dinero público, o la costumbre de los principales neoliberales de trabajar para estados y gobiernos a la vez que para la empresa privada. Es una creencia que, como casi todas las de Friedman, se basa en axiomas poco científicos, a pesar de que le fue concedido el Premio Nobel de Economía. De todas formas, desde que el premio Nobel también lo pueden recibir Obama y la UE, su imagen ya no recibe el mismo respeto.

Es decir, la cita no se refiere a la corrupción de los políticos, sino a la idea fija de los neoliberales de que lo estatal siempre es malo y funciona peor que lo privado. No es, por tanto, una frase criticando las causas de la crisis, sino una de las ideas que son realmente su semilla.

Para saber la vida y milagros de Milton Friedman, quizá sea más recomendable leer La doctrina del Shock que su biografía oficial o lo que pone en la Wikipedia. Milton friedman es, en última instancia, uno de los principales creadores de la mayoría de las desgracias sociales en el mundo en los últimos 30 o 40 años.

Aprovechando con la crisis de la democracia que estamos padeciendo, salen voces que intentan unirse a las críticas al sistema y colar mensajes de corte neoliberal. Otro de los ejemplos es eso llamado "Anarcocapitalismo": sostiene la idea, aparentemente similar al anarcosocialismo, de que el estado no debe regir las vidas de las personas ni el comercio, pero en el fondo no es más que neoliberalismo con otro nombre. Muchos defensores del "anarcocapitalismo" son políticos y periodistas de ultraderecha.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Vaticinio de paridas de los políticos


Cuando George Bush (hijo de) salió presidente, Fat Mike cantante de NOFX hacía bromas sobre las burradas y paridas absurdas que podría llegar a decir para justificar sus políticas de mierda, superando finalmente la realidad a la ficción al acertar en casi todas. Visto lo visto en nuestro país, propongo hacer lo mismo. Aunque a estas alturas nos lo ponen difícil. En principio será difícil que sigan manteniendo el listón. Pero nunca subestimes la estupidez y la ignorancia de un neoliberal. ¿Que no?

Actualizaré esta nota siempre que se me ocurra una nueva o se cumpla alguno de los vaticinios. Podéis sugerirme paridas que vayan a decir. Añadiré las mejores a la lista. Se admiten también apuestas de quién dirá tal o cual parida.

Empiezo vaticinando con:

-"Gandhi era también antisistema, muchos de sus planteamientos son los mismos que esgrimen como argumentos populistas los antisistemas y la kale borroka". Podrían decirla Esperanza Aguirre, el portavoz del gobierno, el ministro WERT, Aznar o Mayor Oreja.

-"El ecologismo no es sostenible. No podemos seguir gastando dinero público en conservar de forma artificial unos recursos que son necesarios para el progreso del país". Podrían decirla el ministro de medio ambiente Cañete, Ana Botella o Esperanza Aguirre. 

-"La declaración universal de los derechos humanos es un panfleto paternalista que hace creer que el estado debe cuidar de los ciudadanos sin que estos se esfuerzen por sí mismos en implicarse en su bienestar personal". Podrían decirla Esperanza Aguirre, Aznar, Rouco Varela, el papa Ratzinger, Duran i Lleida, Emilio Botín, la directora del FMI,  Ana Botella, Mario Monti o cualquier supermagnate. 

-"La constitución es la ley de todos los españoles porque todos los españoles la votamos". Podría decirla Esperanza Aguirre. 

-"El futuro de la izquierda pasa por aceptar las reglas del mercado como propias". Podrían decirla Zapatero o Rubalcaba, Rajoy, Wert o Rodrigo Rato. Zapatero creo ya dijo algo parecido.

-"Es normal que la policía responda a las provocaciones en una manifestación". Podrían decirla el ministro del interior, Mayor Oreja o por Wert.

-"Proponer el uso de la riqueza pública en servicios gratuitos como principio político es propio de dictaduras comunistas y de antisistemas de extrema izquierda". Podrían decirla cualquiera.

-"Manifestarse pacíficamente también es una forma de violencia que equipara los manifestantes a la extorsión de grupos como la ETA". Bueno, esta más o menos ya la han dicho un par de veces. Podría decirla Mayor Oreja, Wert, Aznar o Esperanza Aguirre.

-Añadida el 29 de octubre de 2012: "El aumento del paro nunca es una buena noticia, pero si usted analiza detenidamente la EPA de este mes verá que contiene algunos datos esperanzadores, como por ejemplo un importante aumento del capital humano contratable". Podría decirla Fátima Báñez. Sugerida por el viñetista Vergara en El Diario 

-Añadida el 19 de noviembre de 2012: "La crisis se solucionará haciendo más casas y emitiendo más hipotecas". "Las hipotecas no causan la exclusión social: la causa la crisis". (REAL) Representantes de la banca y la patronal en rueda de prensa.

-Añadida el 28 de noviembre de 2012: "Esta racionalización del gasto (refiriéndose a recortes) es para evitar hacer recortes". (REAL) Ignacio González, Presidente de la comunidad de Madrid.

-Añadida el 29 de noviembre de 2012: "La emigración de los jóvenes españoles se debe a la supresión de las fronteras en la UE, la internacionalización de la economía española, la gran preparación de los profesionales españoles y, por qué no decirlo, al impulso aventurero de la juventud" (REAL) Marina del Corral, secretaria general de Inmigración y Emigración

-Añadida el 1 de diciembre de 2012: "No veo por qué la sanidad ha de ser pública cuando los padecimientod de salud son privados". Sugerida por DVR. Pronunciada por cualquier neoliberal, especialmente la plana mayor del PP.

Añadidas el 29 de enero de 2013 (con retraso):

-"Las tasas no son impuestos". (REAL) Francisco Marhuenda, director del periódico La Razón refiriéndose a la ley de tasas judiciales.

-"Los jóvenes se van a trabajar al extranjero, no por el paro ni la crisis, sino porque tienen espíritu aventurero". (REAL) Resumen de un pensamiento publicado por la secretaria de estado de inmigración.

-"No hay que contratar a alguien que lleva más de un año parado porque adquiere el mal hábito de no ir a trabajar". (REAL) Recogida de la realidad en una viñeta. No estoy informado de quién la dijo.

-"Al presidente del gobierno no le queda más remedio que mentir y tocar las pensiones". Recogida de la realidad en una viñeta. (REAL) No estoy informado de quién la dijo.




-"La celebración de las victorias deportivas no entra dentro de lo que nuestra legislación regula como "derecho de reunión", al no existir una reivindicación concreta. Por tanto, el despliegue corresponde principalmente a la Policía Municipal, que es quien toma las decisiones en materia de tráfico y circulación vial. La policía Nacional interviene exclusivamente para garantizar el orden público en lo que de facto se convierte en una aglomeración importante de personas". (REAL) Cristina Cifuentes, intentando explicar porque el derecho de reunión debe ser controlado por los antidisturbios y que el fútbol está más allá del derecho de reunión. Demostrando que para el poder es mejor que vayamos al fútbol que a una manifestación.




31 de enero de 2013:

-"Noticias como la de Bárcenas dañan la imagen de España en el exterior". (REAL) Presidente de Extremadura, José Antonio Monago (PP).

-"Los papeles de Bárcenas no son la contabilidad del PP" (REAL) Fátima Báñez, Ministra de Empleo.


Si pasáis dentro de un par de días o de 5 minutos a lo mejor he puesto alguna nueva.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

¿Infiltrados de la policía el 25s?

Se está hablando mucho de testimonios e imágenes que aseguran haber visto cómo los jaleos por parte de supuestos manifestantes en realidad habrían sido iniciados y provocados por policías de paisano o encapuchados. No es la primera vez que esto se oye, porque tampoco sería la primera vez que ocurre. Para una persona que no ha estado allí, como es mi caso, las imagenes son, si bien quizá no del todo obvias, ciertamente algo sospechosas. Creo que es justo hacer un análisis y que cada cual de su opinión. Con la mía, no pretendo demostrar nada, sino simplemente aportar mi punto de vista.

Veamos por ejemplo este vídeo:



En el minuto 0:08 se ve a una chica (con camiseta roja, esquina inferior izquierda de la imagen) que había salido de la melé formada por el tumulto socorrida por otra persona, que intenta alejarse del jaleo. Un policía la sigue rápidamente desde lejos, la agarra y la arroja al suelo y ahí comienza a agredirla con desafuero.
Un instante después, una persona con sudadera verde (desde abajo a la izquierda) se mueve rápidamente a donde está ese policía junto a otro que se unió a él, y les lanza una patada y escapa. Los demás policías que se acercan a la escena no parecen ir tras él. Quizá en la confusión no lo han visto. La persona de verde vuelve a acercase a los policías y les propina otra patada. El policía más cercano a él le aleja con la porra. Lo curioso es que no sale detrás de él a detenerle ni a reducirle, aunque lo tiene muy cerca. ¿Podría ser un infiltrado? Es difícil de decir, porque en la escena no es el único que ataca a los policías: otras personas lanzan cosas o golpean con palos a los policías que retienen a la chica de rojo y a su compañero. Pudiera ser que los policías se sintiesen desbordados. Aunque lo que no cuadra es que al golpear o reducir a otras personas que aparentemente no están haciendo nada, o que intentan huir del jaleo, los policías sí muestran mayor resolución y repetidos y enérgicos golpes (el policía que golpe al de verde parece no estar convencido del todo en comparación con lo que estamos acostumbrados a ver). Mismamente cómo sale el primer policía con determinación a por la chica de rojo desde varios metros de distancia y con varias personas en el medio.

En este otro video:


(quizá la imagen de muestra no coincide con las imágenes del video)

Se ve una agresión a un policía que estaba reduciendo a un manifestante. Comienza una persona y luego otras aprovechan la situación para golpear y desequilibrar al policía. Si hubiera un detalle sospechoso en ese video que hiciera pensar en infiltrados, sería el que el primer agresor no parece salir corriendo después de su primera patada, y se permite incluso dar la espalda al policía al que ha golpeado. ¿Patada controlada? Otro detalle que podría ser extraño es que el policía golpeado ni otros que están a su alrededor reaccionan inmediatamente en la dirección de que viene la patada. También podríamos pensar en que algunos de los agresores parecen hacerlo controladamente, como si supiesen como desequilibrar a una persona de forma eficaz, como haría un experto de artes marciales (por ejemplo un policía). Sin estar allí no se puede estar seguro de cómo ocurrió, porque tampoco hay que ser un experto en artes marciales para desequilibrar a un oponente confundido. En el caso de este vídeo, mi análisis está más cogido con pinzas.

En este otro video :



Un grupo de encapuchados y personas vestidas de negro con banderas rojas comienza a agredir a los antidisturbios. También parecen ser los primeros en huir. Dos de ellos son agarrados por la policía, pero no son golpeados ni reducidos rápidamente. Uno de ellos recibe un golpe, pero es agarrado (no reducido) por un policía, y se resiste a ir al suelo. No es inmovilizado en los brazos o reducido en un barrido a los pies, como en esta otra detención. Al otro, que en algún momento que no se ve bien fue al suelo, se lo llevan a rastras. Este momento podría estar relacionado con este video:


Se ve a un grupo de policías que corre a reducir y retener a un par de encapuchados, que comienzan a gritar, diríase asustados, que son "compañeros" de los policías, que se trata de agentes de paisano que han sido confundidos con manifestantes reales. Otros agentes con la misma indumentaria (negra y encapuchados) que no son reducidos le acompañan en la advertencia a los agentes de uniforme.
Aunque este momento podría no ser la imagen inmediata desde otro ángulo de la agresión con las banderas, sino que se parece más a otro video existente en que se ve a dos o tres encapuchados de negro que se tropiezan cuando la masa a su espalda empieza a correr y los policías aparecen cargando, pero frenan su carrera al ver la escena, presumiblemente porque han identificado a sus compañeros disfrazados. No encuentro el enlace a este último que cito, pero parece ser más bien que ambos son el mismo momento desde distinto ángulo y no el de las banderas. En cualquier caso, queda claro que había varios policías en diferentes momentos disfrazados de "antisistemas" o de "black block" anarquista, de negro y encapuchados. Lo que quedaría por aclarar es si han sido o no los que inician los jaleos o no.


Como decía al principio, no sería la primera vez que se señala a la policía como posible causante de los inicios de los jaleos. Es una táctica que manifestantes de todo el mundo aseguran haber presenciado y cuyo fin es crear un momento de aparente violencia para comenzar las cargas y justificar detenciones apresuradas. Hace unos días salió una noticia sobre una posible filtración del manual de un mosso de esquadra a sus subordinados, en el que se lee que la policía a veces ve "deseable" que se inicien los jaleos, o que consiga que se calienten los ánimos para que tengan lugar y así comenzar las cargas.

Como los momentos de los que hablamos son de gran confusión, siempre es difícil demostrar estas cosas, pero no resulta descabellado. Peores cosas se han visto en las "gestiones democráticas". Como digo, yo tampoco he estado allí: me limito a dar mi opinión distanciada de los hechos que ví por la televisión y en los videos. Considero que es posible que los agresores y algareros sean policías, aunque es difícil de confirmar.

jueves, 9 de agosto de 2012

Gordillo VS Mercadona

La acción del SAT en dos supermercados ha dado un interesante y rico tema de conversación a la sociedad española y a internet. Sólo por eso, la acción ha tenido "éxito" porque probablemente esa era parte de su intención. El tema tiene muchas ramificaciones a mi jucio interesantes.



Es obvio, aunque muchos no lo quieran ver, que no es una mera acción vandálica basada en un supuesto comunismo igualmente vandálico: el objetivo (grandes superficies) no es aleatorio. No tiene sentido comparar esta acción con el robar en una tienda o robar al vecino. Desde hace varias décadas, los supermercados de grandes cadenas están en el punto de mira de los análisis de izquierdas y los movimientos antiglobalización. No es un simple ataque a la propiedad privada, ni por supuesto -como dirían neoliberales- un ataque de celos a empresarios de éxito, sino una crítica al sistema de reparto de riqueza. En las ideas de izquierda, no siempre se está contra la propiedad privada de por sí, sino al exceso de lucro: no es lo mismo tener propiedad privada para una vida digna, incluso holgada, que tener 20.000.000.000 de beneficio al año como algunas empresas. No se puede comparar. En éstas últimas décadas de capitalismo sin regulación y pensamiento único, se ha venido obviando que las grandes acumulaciones de riqueza ponen en peligro la estabilidad de la economía y la justicia de la sociedad, y eso lo estamos comprobando ahora con esta supuesta crisis.

La acción contra dos supermercados de grandes cadenas es una acción política y no méramente vandálica. Las grandes cadenas y multinacionales de la alimentación son tan responsables del actual sistema económico y la globalización inhumana como los bancos internacionales y los políticos corruptos. Me alegra que por fin podamos entrar a esta parte del debate, en la cual el movimiento antiglobalización lleva poniendo el acento desde sus inicios. La decisión del SAT de realizar la acción en locales de esas empresas responde al mismo sentido que tendría expropiar a los bancos que defraudan hacienda, reciben rescate y aún son reticentes al crédito. Las grandes cadenas de alimentación han estado robando en medio mundo, desmantelando las estructuras de empleo y corrompiendo las instituciones políticas internacionales. La mayoría de la gente aún no ha llegado a esa parte del análisis del sistema. Hay mucha bibliografía al respecto y podéis empezar por este artículo de Esther Vivas o este que publiqué al inicio de este blog. También recomiendo leer libros de Susan George, o especialmente éste de José Bové y François Dufour. En concreto en el artículo de Esther Vivas se menciona a las distintas denuncias de malas prácticas, acoso laboral y corrupción por parte de la misma Mercadona, que pueden encontrarse en algunos sitios en internet. No es un objetivo inocente y exento de culpa en la situación social.

En cuanto a las críticas a Gordillo, si bien no soy un seguidor en profundidad de su persona o carrera, creo que hay que considerar coherente por su parte el haber hecho esta acción, pues ya había hecho otras en la misma línea antes de convertirse en el alcalde que lleva siendo 32 años. El SAT expropió tierras a terratenientes en respuesta a su situación de necesidad. No debe sorprender que hagan ahora esto en el momento en que nos encontramos. Por lo demás, respeto enormemente las fórmulas de política municipal de Marinaleda de que tengo conocimiento. Yo también creo que son un ejemplo a seguir por el resto del país.

Personalmente, no es que crea que ahora haya que "empezar a robar" o algo por estilo, sino que esas empresas ya deberían haber sido expropiadas hace tiempo, sino haber dejado de existir.Lo que ha hecho el SAT es anticiparse a las decisiones que debería estar tomando un gobierno democrático. Están poniendo el acento en que este sistema y el actual gobierno han perdido legitimación. Salen las voces críticas diciendo que en una democracia y un estado de derecho no se puede uno tomar la justicia por su mano. Pero es que yo tampoco creo que esto sea una democracia ni un estado de derecho. En una verdadera democracia, para empezar, deberíamos tener referendums regulares, como tienen en Suiza. Claro que Suiza guarda el dinero de medio mundo, incluso del crimen organizado y los defraudadores de hacienda.  ¿Nos da esto una idea de lo que quieren decir algunos con democracia? En una democracia verdadera, los bancos que han recibido rescates habrían sido obligados a pagar sus impuestos defraudados y a agilizar el crédito social al que están obligados, y dejarían de cobrar las hipotecas cuando se quedan con las viviendas. Tampoco se indultaría a imputados en casos de corruptción y prevaricación urbanística, como ha ocurrido justo en los últimos días. A casi todos nos parece ridículo que la justicia arme tanto revuelo por la sustracción de 9 carros de comida de un supermercado, y sea tan paciente y laxa con casos millonarios de corrupción. Pero es que ya sabemos lo que significa su "estado de derecho". Muchos consideramos que "la democracia" y el "estado de derecho" actuales son ilegítimos y deben ser cambiados. Respetarlos no es lo que más nos gusta, aunque lo hagamos para evitarnos problemas. no es que lo quisiésemos infringir simplemente por ponernos en contra, sino que en realidad hay muchas cosas que consideramos que deberían ser legales y otras que tenemos que soportar deberían ser ilegales. Por ejemplo, debería ser legal dejar de pagar la hipoteca si se quedan con tu casa, y debería ser ilegal la política del actual gobierno y las presiones de la troika. Respetaríamos más gustosos una democracia y una justicia de otra manera, o una en cuya creación nos hubieran dejado participar democráticamente. Pero las actuales no nos dejan duda de que nos están timando, engañando y oprimiendo.

Vivimos bajo un gobierno que muchos consideramos ilegítimo, por haber faltado al programa electoral que ofrecieron, por ignorar las soluciones económicas que muchos sectores y especialistas vienen proponiendo hace años, y por ser un instrumento al servicio de la troika del FMI y los lobbys financieros. Estamos bajo una crisis ficticia que no hemos creado y nos la están haciendo pagar, en la que se recorta al pueblo pero no se baja los sueldos a los políticos, que incluso cobran dietas que no necesitan por valores superiores a lo que han establecido como sueldo mínimo de los trabajadores, que es inferior al europeo. ¿A quién puede extrañar que alguien piense en robar a una gran empresa o atracar a un banco?  Era de esperar que mucha gente se pusiera del lado del SAT. Si en la bonanza del capitalismo no hay regulación, mucha gente tomará la decisión de que con el hambre no hay ley. Si bien la acción del SAT ha sido meditada y organizada, no será de extrañar que la crisis que nos impone la troika nos lleve al punto de que acciones individuales similares surjan espontáneamente. De hecho, el nivel de criminalidad y robo ya ha aumentado en los últimos 3 años, y seguramente seguirá haciéndolo. A la cárcel irán los desesperados, pero seguirán libres los culpables de la crisis.



Actualizado: Tengo que enlazar a esta entrevista a Gordillo que me parece muy interesante, para entender su postura directamente.

Actualizado: a partir de lo que Gordillo explica sobre su sueldo en la entrevista -que de su sueldo de 3100 dona unos 800 a diversas ONGs y causas sociales- creo que puede quedar anulada la crítica que se le hace diciendo que debería donar parte de su sueldo, porque ya lo está haciendo.

Muy recomendable este artículo en defensa de la acción del SAT.

Interesantes también los artículos sobre el concepto legal de hurto famélico recogido en las leyes españolas, según los cuales este asalto quedaría exento de penalizaciones.

sábado, 14 de julio de 2012

El empleo o el cambio social (III): El origen de la crisis

Siguiendo con la reflexión que, a partir de la discusión sobre mantener o no mantener la minería en sí, me lleva a describir por qué la mayoría de la gente aún no tiene claro qué clase de sociedad podríamos construir si no queremos un sistema corrupto como hasta ahora, voy a extenderme un poco sobre el origen político y social de la crisis, para luego explicar qué pasamos por alto los ciudadanos cuando estuvimos a tiempo, y si realmente podríamos haber hecho algo.


Como decía en la primera parte de este título, si bien las hipotecas subprime fueron el detonante de la crisis financiera, no son el origen de la crisis económica. Casi todos los expertos serios coinciden en que el caldo de cultivo de esos productos financieros fue una excesiva desregulación del capitalismo, es decir, una falta de reglas y límites. Poner reglas a la economía, como instrumento social que es, es una idea típicamente de izquierdas. No sólamente comunista o soviética, pero esa fue la excusa de los gobiernos para imponer el neoliberalismo: nos decían que la libertad pasaba por la libertad de mercado (lo cual es cierto hasta cierto punto), y nos asustaban con el coco de la Unión Soviética, como si fuera la única forma de expresar de forma profunda las ideas de izquierdas. Es un sofisma: "El comunismo defiende el control de la economía. La URSS fue una dictadura basada en el comunismo. Luego el control de la economía es una dictadura". 2+2=5. (Debate pendiente sobre si hay que considerar a la URSS un verdadero sistema de izquierdas u otra cosa).
Sin embargo, durante la gran crisis de los años 30, una de las herramientas utilizadas para paliarla fue la subvención estatal de la creación de empleo y empresas. También en las décadas posteriores a la 2ª Guerra Mundial uno de los motivos de la estabilidad del capitalismo fueron las ideas keynesianas, una visión del capitalismo que permite la intervención del estado en determinadas circunstancias. Muchos economistas señalan que actualmente se está haciendo "contra la crisis" justo lo contrario de lo que se debe hacer, y cometiendo errores que provocaron crisis anteriores.
La influencia de las ideas de desregulación que triunfan ahora han preparado el terreno a la crisis desde varios frentes.

Uno de ellos es el friedmanismo o "Escuela de Chicago". Aparecido alrededor de los años 60, defiende que el libre mercado total es lo ideal, porque el mercado se regula y equilibra solo. Al principio intentaron difundir sus ideas sin demasiado éxito en un ambiente keynesiano, hasta que finalmente decidieron buscar aliados para ponerlo en práctica desde arriba, es decir, sin esperar la aprobación de la sociedad. El primer experimento práctico del friedmanismo tuvo lugar en el ministerio de economía de la dictadura de Pinochet. Desde entonces, el mismo grupo de "creyentes" del libre mercado radical o sus relevos han estado detrás de políticas económicas similares en muchos países. Por mucho que ellos insisten en que fueron un éxito, los efectos sin embargo son devastadores: empobrecimiento de la población y los países, privatizaciones a bajo coste, y, eso sí, grandes sumas de dinero fluyendo a manos concretas en puntos estratégicos de las redes financieras. Además, sus medidas se han de aplicar en momentos de crisis social: ya sea bajo una dictadura, después de un conflicto armado o una catástrofe natural, es decir, en momentos en que el pueblo no puede reaccionar y participar organizadamente en discutir las políticas de su país. Vamos, una línea de pensamiento que es un encanto.

Naomi Klein cuenta en su libro La doctrina del shock cómo esta línea de pensamiento fascinó a unos cuantos dictadores (Pincohet, Suharto, Den Xiaoping) y algunas de las personas más influyentes y controvertidas de las élites políticas occidentales de las últimas décadas, como Margaret Tatcher, Ronald Reagan, Boris Yeltsin o George Bush.

Al mismo tiempo, tal como explica Susan George en El pensamiento secuestrado, los lobbys multinacionales decidieron a finales de los 70 luchar contra las corrientes de izquierdas que comenzaban a propagarse por todo EEUU, e invertir grandes sumas de dinero en implantar en la sociedad el credo del libre mercado, a través de la financiación de carreras universitarias a futuros políticos, el patrocinio de intelectuales y universidades, la adquisición de los medios de comunicación y la creación de diversos proyectos de difusión temática. De este modo, tanto la política de despacho como el discurso público, viraron a favor de una globalización neoliberal. Suena conspiranoico, pero Susan George es una investigadora seria que no escribe libros al tún tún, y cita las fuentes. Esto es uno de los orígenes de lo que llamamos pensamiento único.

Con esos proyectos de difusión del neoliberalismo tan bien situados y patrocinados, la creación de la UE fue poco a poco cambiando de carácter. Al principio su creación tenía entre sus objetivos evitar consecuencias sociales desastrosas de crisis como la de los años 30, previniendo de ese modo también situaciones de conflicto basadas en el nacionalismo o el fascismo, como fue la 2ª Guerra Mundial. Pero años más tarde, destacados ideólogos del neoliberalismo radical y sus discípulos cercanos fueron ocupando puestos como consejeros en países en algún tipo de crisis o transición, y también en instituciones como el FMI y el BCE. Poco a poco las políticas de estos órganos fueron volvíendose cada vez más duras con los países a los que se supone debían ayudar. Y muchas de las situaciones de pobreza, conflicto o corrupción más destacadas de las últimas décadas son debidas a ello.

Políticos de izquierdas se opusieron al tratado de Maastrich por considerarlo un plan que favorecía a los sectores financieros más que a la sociedad. Hace unos pocos años, el referéndum sobre el proyecto de Constitución Europea obtuvo un resultado en que la mayoría de los ciudadanos participantes dijeron no a un proyecto con las mismas características. En vista del fracaso de su idea, los líderes europeos decidieron crear el Tratado de Lisboa en su lugar: al no ser una Constitución, no necesitaba ser refrendada, y pudieron imponer las mismas normas que el pueblo había echado para atrás. Esto permitió confirmar la identidad de la UE como un proyecto neoliberal, con menor urgencia por los derechos sociales y mayor por la circulación de capitales.

Durante los años 90, los movimientos altermundialistas o antiglobalización surgieron como respuesta a la injusticia en que se habían convertido instituciones internacionales que habían sido creadas para ayudar a las naciones más necesitadas. Comenzó a denunciarse cómo el FMI y otras instituciones propiciaban que las multinacionales corrompieran países o se aprovechasen de su falta de regulaciones o derechos humanos. Las marcas de empresas internacionales deslocalizaban la producción, esto es: ponían sus puntos de producción en países en crisis, donde la mano de obra se ofrecía más barata y los derechos laborales no existían -y a menudo los derechos humanos, como los de expresión, reunión, sindicación o protesta tampoco-, o donde los requerimientos medioambientales eran escasos o nulos. En muchos casos, estas condiciones podían ser propiciadas por gobiernos corruptos o antidemocráticos que se aprovechan de la oportunidad de negocio en detrimiento de su pueblo y sus recursos naturales. De este modo podían producir mucho más barato y ganar dinero mucho más rápido que sus competidores. Poco a poco, casi todas las empresas importantes siguieron la misma pauta "para ser competitivos".

En Occidente el neoliberalismo había ganado terreno en todas las instituciones. Los políticos en la UE cada vez más se relacionaron con grandes empresas de modo similar a EEUU, y los favores con sello oficial empezaron a fluir en forma de políticas de libre mercado. La UE y los EEUU no hicieron lo que debían para que sus empresas que operaban en esos países se impusieran reglas más estrictas sobre aquellas cuestiones. Para defender los derechos sobre los que la UE se basaba, no tuvieron ni la deferencia de gravar impuestos más duros a los productos provinientes de países sin esos derechos. Entonces empezó a quedar claro que la UE no estaba dirigida por personas que querían extender la democracia todos los países, sino el libre mercado. La "competitividad" comenzó a ser una palabra que salía de los labios de los políticos como si fuese una virtud de necesidad imperiosa. Dentro de un mundo liberalizado por ellos mismos, ahora era impensable imponer controles sobre la producción. La producción industrial mundial aumentó a límites récord, agravando los problemas medioambientales, en muchos casos para productos que no son necesarios.
El FMI imponía rescates a países en crisis (a veces llevados a la crisis por los consejeros neoliberales) que no podían devolver. Les imponían tratos abusivos, como cuando EEUU impuso a Haití que no subvencionara su arroz y permitiera la entrada de arroz estadounidense subvencionado a precio más bajo. Se arruinó a los países más pobres en favor de los más ricos.




Sobre estas condiciones abusivas, en que las empresas del hemisferio norte siempre tenían ventaja y los países del sur aceptaban tratos que serían miserables para un país europeo, las actividades financieras se pusieron cómodas y los grandes inversores se hicieron inmensamente ricos en los intercambios de bolsa, tomando el control de la mayor parte de la riqueza financiera del resto del mundo. La estafa social ya había tenido lugar, y estaba legitimada por las reglas puestas por los políticos. Unas reglas livianas y permisivas y unos tributos absurdamente bajos. La sociedad había sido estafada pero aún no lo sabía.....

Continúa en la próxima entrada.

jueves, 12 de julio de 2012

De libro de historia.

Hace tiempo leí sobre una isla del Mediterráneo, la cual, por lo visto, traía de cabeza al rey que mandaba sobre ella porque de sus habitantes no se recaudaban los impuestos que el monarca quería. La razón es que en ella había numerosos castaños, por lo que los habitantes se habían acostumbrado a esos frutos secos como parte importante de su dieta, y como estaban bien alimentados, no veían la necesidad de hacer trabajos extra. Para acabar con su rebeldía, se mandó cortar gran parte de estos árboles, así los habitantes serían dependientes del comercio para seguir bien alimentados. Esto siempre lo recuerdo como ejemplo de esa frase pro-sostenibilidad y soberanía alimentaria que reza "los pueblos que no producen sus propios alimentos estarán condenados a morirse de hambre". Hace años que el FMI obligó, entre otros muchos países, a Haití a eliminar los subsidios estatales a su producción de arroz, y permitir la entrada libre en su mercado a los arroces producidos en EEUU, los cuales seguían subvencionados por su gobierno (1). Lo que está ocurriendo con el anuncio de la retirada de ayudas al carbón es muy parecido. Por lo visto Alemania planea reabrir sus minas de carbón, que llevaban tiempo cerradas, dado que se calcula que el consumo de carbón aumentará en el futuro. Así que quizá deja de ser una casualidad que este recorte de ayudas se anuncie justo cuando el gobierno español ha aceptado el rescate para España.

Esta interesante coyuntura, explicada en algunos blogs, pone en evidencia que los planes de este gobierno, una vez más, no son la estabilidad económica y la independencia productiva de nuestro país. En un post anterior mencioné que se había hecho obvio que España había comenzado un proceso de reforma de acuerdo a una "terapia de choque" tal como gustan de llamar los ecnomistas fans de Milton Friedman, o "doctrina del shock" como la llama la periodista Naomi Klein. En estos procesos, un grupo de economistas internacionales o nacionales cercanos al grupo ideológico del "friedmanismo" o libre mercado total asesoran a un gobierno para que tome medidas impopulares, privatice y reparta beneficios entre ellos, e invente nuevas formas de dinero rápido y abundante derivadas de las crisis sociales. No son reformas para mejorar la economía ni el bienestar de los países, sino para aplicar ideas de saqueo rápidas de situaciones de crisis.



Esto es lo que están haciendo en España. Tiene todos los ingredientes descritos por Naomi Klein en su teoría de la doctrina del shock:
-Una situación de crisis que se aposenta en el pensamiento colectivo en forma de miedo
-un gobierno abiertamente neoliberal
-recortes sociales en bienestar y derechos
-no tocar los privilegios de estamentos privilegiados (iglesia, banqueros, etc)
-movimientos masivos de dinero público a manos privadas
-represión de los manifestantes que protestan por parte de las fuerzas de seguridad del estado


El episodio del día de ayer fue de libro de historia, similar a los vividos en Grecia, y casi calcado de algunos relatados por Naomi Klein: dentro del parlamento el partido dominante se despachaba anunciando medidas económicas que castigan a los más castigados, y los partidarios del presidente le aplaudían, como si recortar el estado del bienestar fuese un triunfo. Han aprobado medidas que ellos mismos criticaban en campaña antes de las elecciones e incluso sólo hace unas semanas. Fuera, los antidisturbios pasaron desde el mediodía hasta la noche atacando a los manifestantes con porras y pelotas de goma, hiriendo a personas de todas las edades, algunas que pasaban por allí u otras que se encontraban por la calle, en resumen, sembrando el terror en las calles.

España ya no puede compararse con el país aparentemente democrático que parecía ser durante la bonanza de los últimos años. Y lo peor sólo acaba de empezar, porque con la destrucción de la economía que representan las nuevas medidas, el bienestar social y la estabilidad económica bajarán drásticamente y el descontento no ha hecho más que empezar a aumentar. El resultado a largo plazo será el empobrecimiento del país y la dependencia de decisiones exteriores de la UE y el FMI, presumiblemente, por la experiencia, manipuladas por los lobbys empresariales y de inversión -como hasta ahora-. España será otro de esos países lo suficientemente pobres como para que, en próximas décadas, sus habitantes y gobiernos consideren una bendición que empresas extranjeras hagan negocios en condiciones injustas en su territorio, y los gobernantes serán aún más fáciles de sobornar. Lo más irónico de todo es que muchos de los votantes del partido que dirige este gobierno se consideran grandes patriotas. Bravo.

(1): Una de las primeras entradas de este blog trata sobre los problemas agrarios en todo el mundo y cómo el sistema ha manipulado nuestra relación social con la producción de alimentos.

Las críticas a los mineros


Surgen en todo este asunto voces necesarias al debate, críticas con los mineros y su protestas.



La más lógica es la de si es necesario o no utilizar armas caseras para repeler las cargas policiales, un debate necesario. Quizá hay que tener en cuenta que el gobierno hizo oídos sordos a las peticiones de diálogo del sector y mandó a los antidisturbios (los violentos antidisturbios españoles), a una barricadas que fueron en principio pacíficas. Así que, sin ser bueno, era normal que acabara así.

Pero otras se centran en los aspectos políticos y económicos del tema. Por ejemplo, suena como un eco que "los mineros cobran más que otros sectores": sí, pero porque su trabajo es declaradamente tóxico y mortal, y porque han peleado sus derechos. Pero si los otros sectores quieren cobrar más, deberían pelearlo, no echar pestes contra quien lo ha conseguido, porque esa crítica es típica de las personas muy poco concienciadas respecto a la estructura del sistema, que piensan que por tener un sueldo de 1200 euros por una jornada laboral de 8 horas les están haciendo un favor, y con la coyuntura en que estamos y lo que ya sabemos de quiénes se están beneficiando de la crisis, es un pensamiento que nos vuelve al principio de todo. Vamos, pura envidia.

Otra de las críticas es la de que el sector del carbón es obsoleto y no es rentable. Quizá, si no tenemos en cuenta que se calcula que el consumo de carbón aumentará y que Alemania planea reabrir sus minas. Por otro lado, si lleváramos este pensamiento hasta su dimensión seria, hay muchos trabajos que están obsoletos y no son necesarios, como por ejemplo la fabricación de coches, especialmente los que usan combustible fósil, por poner un ejemplo.

(Editado 16 de julio de 2012:

También ha salido la noticia de que Goldman Sachs -sí, nada más y nada menos que los mismos Goldman Sachs que están en el punto de mira por tener responsabilidades en la creación de esta crisis- han estado acumulando carbón de importación colombiano en el puerto de Gijón. Qué casualidad ¿Se enteraron de que iban a cerrar las minas y corrieron a comprarlo, o ya lo sabían? En el primer caso, es triste que unos de los que provocaron la crisis encima se lucren con nuestras miserias. En el segundo, cabe la posibilidad de que ellos sugirieran que se recorten las ayudas al carbón asturiano. No es la primera vez que los negocios se hacen así. ¿Cómo pensáis que se fueron a la ruina muchos países? )

Lo de que no es rentable y que viven de ayudas es muy relativo y quizá falso, ya que las ayudas que recibe son inferiores a las que reciben otros sectores energéticos. Por ejemplo las eólicas, justo donde yo vivo se han abierto muchos parques sólo por las subvenciones. Algunos ni siquiera han sido abiertos después de construidos. Cosas similares pasaron con parques solares que prometieron grandes beneficios a los propietarios de las tierras, pero luego resulta que no era oro todo lo que relucía. Como escribí anteriormente, yo tampoco estoy de acuerdo en que se sigan explotando empresas que deberían ser sustituidas por otras, pero tampoco puedo admitir que se cierren rápidamente con la excusa de la crisis (ya expliqué en este blog que la crisis me parece una excusa y una estafa, porque haber dinerlo haylo), sino que se hagan transiciones sociales bien planeadas. No se han hecho en los años en que nos iba bien. Los gobiernos no quisieron y la gente no lo pidió lo suficiente.
Además, las ayudas que recibe el sector del carbón por lo visto se amortizan casi inmediatamente, ya que de la existencia de este sector viven comarcas enteras, generando todo el entramado de consumo y trabajo necesario para vivir en ellas miles de familias. Hay que señalar también que al criticar las ayudas que recibe el carbón estamos equivocándonos por envidia sobre cuáles son las verdaderas medidas que debería tomar un gobierno en época de crisis: subvencionar el empleo. Se nos ha olvidado de golpe aquello de "mucho dinero para los bancos pero nada para las familias". De nuevo la envidia nos domina y dejamos de ser animales políticos serios.

También quiero decir que me parece correcta la crítica (la que menos se hace) de que los mineros bien tuvieron tiempo de elegir a otros representantes sindicales y políticos en sus comarcas, y no unos que se gastasen los fondos mineros en obras de pompa mal acabadas. Vamos, como todo el mundo durante la bonanza: todo el mundo creía que se habían acabado las luchas sociales, y no importó que los gobiernos no pusieran el mundo como debería en su momento.

Editado 14/jul/2012:

También hay que mencionar esa crítica de que "el carbón asturiano es muy caro y de mala calidad". Por lo visto eso ha quedado refutado en el artículo que os recomiendo ahí arriba. Por otro lado, es la pescadilla que se muerde la cola de la competitividad: todo aquello que conseguimos más barato de otros países que hecho en casa suele hacerse por mano de obra barata y sin derechos.  Como mínimo somos unos inconscientes, como lo hemos sido todos estos últimos años en que nuestra bonanza y la de la bolsa de Wall Street se asentaron sobre esa injusticia, permitida por los parlamentarios Europeos, con su plan del libre comercio, sin restricciones al menos a los países que incumplieran los derechos humanos y laborales que en Europa estaban hasta ahora institucionalizados.  ¿Entendéis? Comprar más barato de fuera no sólo promueve la corrupción en esos países, sino que arruina las empresas nacionales. No debemos seguir tirando por ese argumento, ni comprando en Zara porque es más barato por los mismos motivos, etc. Si eso es lo que queremos, adelante. Entonces no hablemos de la lucha obrera, porque estaríamos siendo más bien nacionalsocialistas.
Este es otro tema que ya traté en las últimas entradas y volveré a tratar.

miércoles, 11 de julio de 2012

El empleo o el cambio social (II)

Mientras escribo los siguientes "capítulos" de este tema, esta entrada la hago en forma de "versión" de un conocido poema:

 Primero contaminaron la Tierra. Pero yo tenía mi casa y no me importó.

Después produjeron en fábricas en países del Sur sin derechos laborales y con mano de obra barata.
Pero como así me salía todo más barato no me preocupé.

Después empezaron a quitar las becas al estudio. Pero como no era estudiante no me moví.

Luego bajaron los sueldos a los funcionarios pero como yo no era funcionario me dió lo mismo.

Echaron a gente de sus casas, pero como yo no tengo hipoteca no salí de la mía.

Más tarde recortaron en sanidad y en educación, pero como no estoy enfermo, no tengo hijos estudiando, ni soy profesor ni enfermero, no hice nada.

Luego cerraron las minas, y como yo no soy minero tampoco fui a manifestarme.

 Al final vinieron a por mí, y entonces...SALÍ A LA CALLE A PEDIR LA SOLIDARIDAD DE TODOS ELLOS

domingo, 1 de julio de 2012

La herencia recibida


Uno de los argumentos más sonoros esgrimidos por los parlamentarios del PP para defender su gestión contraria a su programa electoral, y uno de los más repetidos por sus fieles seguidores, es el de "la herencia recibida". Según esta defensa, el no haber  tardado ni medio año en faltar a todas sus promesas electorales es debido a que la situación dejada por el anterior ejecutivo no era la que esperaban. Quepa señalar que en este blog no defiendo la gestión del PSOE, y que este artículo está destinado más bien a desmontar una falacia de defensa del PP.

Lo primero de lo que ya hemos hechado mano en muchos fotos para desarmar ese argumento de la herencia recibida es que el PP se niega aceptar la responsabilidad de haber creado una burbuja inmobiliaria superior a la de la mayoría de los países, es decir un plan de empleo y economía insostenible y que, lejos de conceder beneficios estables, ha disparado el precio de las viviendas y las hipotecas, dificultando enormemente tanto el alquiler como la compra. Si al PSOE podemos acusarle de

negligencia o de mirar para otro lado en lugar de alterar ese modelo, al PP debemos acusarle directamente de haberlo creado.

El segundo aspecto que podemos observar en el arguemnto de la herencia recibida es el de "nos encontramos con una situación que no era la que esperábamos". De por sí es bastante sospechoso que los principales parlamentarios del país desconozcan la situación del mismo. Creo que se llama incompetencia. O, como poco, podríamos -quizá- justificarles analizando la transparencia de los mecanismos gubernamentales de nuestro país, que quizá no son lo suficientemente claros como para que los parlamentarios puedan "conocer la situación", lo cual es hilarante, y, de ser así, ellos mismos, junto a los otros partidos, como parlamentarios veteranos y en el gobierno tuvieron en su momento la oportunidad de cambiar. De todas formas, este argumento de desconocimiento es bastante increíble.

Quizá la contradicción menos obvia pero más interesante del argumento de la herencia recibida está relacionado con mezclar los dos últimos párrafos: El PP dedicó mucha energía a criticar propuestas del gobierno del PSOE los últimos años antes de las elecciones, y al conseguir la mayoría en ellas, no tardó en aplicar muchas de las medidas que aquellos habían propuesto. Lo que significa esto es que el PP reconoce de forma implícita que las propuestas del PSOE eran acertadas, puesto que ahora "que conocen la situación real" les parecen medidas completamente correctas y adecuadas. No como cuando las criticaban como completamente equivocadas, durante los dos últimos años y los meses antes de las elecciones. Así que las elecciones castigaron a un partido "que conocía la situación" por otro que hace lo mismo que el anterior "ahora que conoce la situación". Realmente es un triunfo para España. No se puede asegurar a ciencia cierta si los defensores del PP defienden su gestión o la del PSOE.

Otra cosa interesante a tener en cuenta es que las propuestas y medidas del PSOE que el PP criticó fueron en muchos casos sus propias propuestas electorales en campañas anteriores. En efecto, en comicios de la década pasada el PP llevaba en su programa electoral por ejemplo el retraso de la edad de jubilación, y eso que todavía no había empezado la crisis.

 Que no se engañen sus defensores: la ideología neoliberal de derechas defiende siempre el recortar derechos sociales, privatizar servicios y defender a la banca, independientemente de que sean tiempos de crisis. La crisis es la excusa perfecta. Y se equivocan también pensando que estas medidas van a solucionar la crisis. Estas medidas ya se aplicaron en otros países anteriormente y nunca solucionaron sus crisis. Claro que, cuando llega el momento de darse cuenta, podemos echar la culpa a la herencia recibida. La de los demás y no la propia.

Insisto, para finalizar, que este post no es para defender al PSOE, que bajo mi punto de vista son casi o tan neoliberales de derechas como el PP.

miércoles, 20 de junio de 2012

El trabajo o el cambio social (I)

Continuando la reflexión del último post en que hago referencia a las críticas que algunos defensores de las protestas mineras hacen a los movimientos del 15m, voy a referirme a la última parte de ese post haciéndome la pregunta de si lo que queremos es simplemente empleo o un cambio en el sistema.

La abundancia de protestas en el último año en numerosos países, muchos de ellos democracias capitalistas, tiene que ver con que

uno de los efectos de esta "crisis" (o estafa) es una oleada de desempleo masivo. A finales de los 90 y durante la década pasada se decían impensables estas protestas en los "países desarrollados". Se creía que ya no existía ni la oportunidad ni el poder para cambiar las cosas, y uno de los motivos es que a la mayoría parecía irles bien. Esa situación de bonanza, sin embargo, se asentó en la explotación casi sin límites de la gente y los recursos de los países que no veíamos, lo que llamamos "el sur". Durante ese tiempo, sólo un pequeño sector de la población del norte compartía la información que explicaba el por qué de esta aparente bonanza sin par, que era utilizada por el poder como excusa perfecta para desacreditar toda disidencia y las corrientes de opinión de izquierdas, en especial a ese sector minoritario, a los movimientos antiglobalización y también a los analistas digamos marxistas. La izquierda más popular ha sido la versión descafeinada del socialismo que conocemos, cada vez menos parecida a sí misma y mejor recibida en los salones del neoliberalismo. Durante estos últimos años antes de la crisis financiera, protestar contra el sistema parecía un tiempo tan perdido que incluso se dijo que la juventud no tenía ideales ni capacidad de protesta. Pero llegó el momento actual, y todos sus factores no dieron como resultado otra cosa que indignación internacional y protestas en todo el mundo. Internet se convirtió en un factor de cohesión de la inquietud de cambio de millones de personas alejadas geográficamente. Algunos de los motivos: la corrupción política y financiera, los abusos sociales de los bancos, la creciente dificultad para prosperar en una aparente época de prosperidad, y el aumento del desempleo, entre otros. La bonanza parecía no resultar duradera, y los desempleados, los estudiantes con futuro dudoso y los críticos con el sistema salimos a la calle.

Cabe preguntarse si estas protestas habrían tenido lugar de no haber estallado la burbuja financiera. Probablemente no. Preguntarse si la protesta de todos los que se manifiestan es genuina o sólo guiada por interés personal sería muy retorcido y campo de la casuística individual, pero en lo sociológico tiene sentido pensar en ello, no tanto por desmerecer que mucha gente haya abierto los ojos por haber recibido una bofetada de un sistema traicionero, sino por calcular si la opinión pública sobre el sistema va a mantener de forma duradera esa popularización de esta renovada visión crítica. Si la mitad de los manifestantes y bloggers recuperaran un empleo ¿se mantendría viva la mirada crítica y la intención de conseguir un sistema más justo? Quizá al menos en parte. El discurso colectivo actual ha sido renovado por todos estos movimientos de protesta. Pero aún no ha dejado la marca más profunda. Quizá mucha gente cree que el sistema ha sido corrompido por una serie de vacíos normativos en un momento concreto, o por un grupo de personas que supieron sacarles provecho, pero lo más probable es que el sistema siempre haya tenido la misma intención, al menos en los últimos 30 o 50 años: desigualdad global y control social y financiero creciente para una élite. Lo que está ocurriendo en Europa y Norteamérica es lo mismo que ya ha ocurrido en Sudamérica, África, Asia y Rusia. Los especuladores en muchos casos tienen los mismos nombres y apellidos. Y son insaciables. Los países en crisis en las pasadas décadas ya no confían en el FMI, y los corruptos en las filas del mismo ahora juegan al monopoly con los países donde la democracia y los derechos laborales eran más fuertes. No le temen a nada, les encanta jugar y superarse.

Aunque mucha gente tenga en los labios la verdad de que el sistema es corrupto y que está llevando a los ciudadanos de a pie a la ruina injustamente, no todos parecen relacionar estos hechos. A veces ves a la gente recomendar hacer la compra donde es más barato, y qué remedio. Y no se habla tanto de cómo las multinacionales se saltan los derechos humanos y laborales en países pseudodemocráticos, como de la corrupción en los salones europeos y el aumento de la presión social dentro de nuestras fronteras. Sin embargo, todo ello es lo mismo. Nuestro feliz consumo en la pasada década fue posible por esa corrupción y explotación en tierras lejanas. El aumento del paro y la presión para prosperar tiene como fondo el hecho de que la mano de obra y el trabajo de producción es más barato en "el sur", así como menos legislado en cuanto a requerimientos medioambientales, derechos laborales, e incluso derechos humanos. Me gustaría que todos los manifestantes y bloggers del mundo se preguntaran si lo que queremos es recuperar esa bonanza basada en el abuso, o cambiar el sistema de verdad. ¿Recuperar simplemente los empleos y el poder adquisitivo, o que se dibuje un nuevo mapa de las reglas económicas mundiales? Si no hacemos esto último, volveremos una y otra vez a este punto de partida.

La actual crisis (que en realidad no es sino una estafa) no es sólo culpa de cuatro o cinco empresas multinacionales financieras corruptas en un momento determinado. Es también culpa de nuestros gobiernos "democráticos" que durante años han cerrado filas a favor del libre comercio por encima de la evolución de los derechos humanos. Defender el estado del bienestar dentro de nuestras fronteras y para los nuestros, pero ignorar los derechos más elementales en el resto de países. Podrían haber puesto trabas a la corrupción y las dictaduras a través de las leyes de comercio, por ejemplo gravando sobre los productos importados de países donde no se respeten los derechos humanos, laborales o medioambientales. Sin embargo, nuestros políticos dicen que China es el ejemplo de competividad. Hasta la fecha la mayoría de nuestros ciudadanos parecían muy felices comprando Nike y Apple fabricados en condiciones dudosas. Es la otra cara de nuestro progreso: la revolución industrial primitiva y brutal, que, lejos de haber sido superada, fue exportada a otros países. Y no nos engañemos, no se hizo para nosotros, sino para los altos directivos de las grandes inversiones. El capitalismo actual evidencia no ser una solución que desbanca a las teorías económicas más justas creando una solución ideal para todos, sino una estafa piramidal para satisfacer las ansias de juego y acumulación de una minoría ya demasiado rica. Y parte del paro actual se basa en esa libertad para la deslocalización: ahora más que nunca, sale más barato fabricar en China que pagar a los trabajadores europeos con sueldos europeos.

Parece claro, entonces, que si queremos una sociedad donde la estabilidad económica no dependa de la corrupción, no tenemos simplemente que rebobinar hasta antes de la crisis, sino adelantar nuestro pensamiento hacia una globalización con más regulación, no basada en el crecimiento y la total libertad de circulación de capital y mercancías, sino en formas sostenibles de producción basadas en las necesidades, que sean asentables a largo plazo, de forma que cada país pueda producir aquellos productos que él mismo consuma, y donde se premie a los gobiernos de los países más justos y no a los menos. No olvidemos, por cierto, que parte del entramado actual tiene como base la corrupta industria petrolera, a la que conviene el constante transporte de mercancías, con los efectos medioambientales que conlleva.

Seguiré desarrollando este tema en próximos posts.

Tema relacionado: La cuestión agraria, la soberanía alimentaria y la sostenibilidad económica

sábado, 2 de junio de 2012

¿Defender a los mineros o defender la minería?

Parece que ha tenido cierta polémica una entrada en el blog de AcampadaSol en que un grupo de medio ambiente aportaba su visión sobre el tema de la minería de carbón. En ella ponían por delante el apoyo a los trabajadores y sus familias, pero añade un análisis de la cuestión minera. Se ha difundido una agresiva respuesta de un grupo musical  que mucha gente ha tomado como suya. Creo que con este tema hay que ser cuidadoso y objetivo, y separar varias cuestiones: unas que son a corto plazo y otras a largo plazo.

En mi opinión, el análisis que hace el blog de AcampadaSol puede ser

 totalmente acertado y deberíamos haberlo sacado a colación hace años. No es una opinión muy popular el criticar la sostenibilidad de las minas de carbón, porque los mineros siempre han puesto mucha energía en defender su derecho al trabajo. Quede claro, por supuesto -sólo faltaría-, que no estoy en contra de que se mantengan los puestos de trabajo de la gente que los necesita. Pero al mismo tiempo, hoy igual que ayer, creo que tenemos derecho a analizar las estructuras empresariales y económicas en las que vivimos, que -no lo olvidemos- son la base del problema.

Si no pudiéramos criticar la sostenibilidad del carbón, acabaríamos defendiendo la burbuja inmobiliaria, las nucleares, el trabajo esclavo en fábricas de productos de consumo en países más pobres, el rescate bancario y las guerras, porque todo ello da trabajo. En estos tiempos debemos defender los puestos de trabajo, pero ello no debe impedirnos hacer un análisis sobre cómo debe ser nuestro futuro. La economía y el sistema de mercado en que vivimos han sido diseñados por los poderes económicos: ellos han decidido la economía injusta y han creado la crisis financiera; ellos también decidieron que nuestro sistema de trabajo y consumo se basaría en desigualdad social y destrucción de los recursos naturales; ellos han comprado nuestro futuro de mil y una maneras. Si tenemos un enemigo, serán ellos y no ese criticado post.

Tenemos que hacer una crítica a la sostenibilidad tanto del carbón como de otras muchas formas empresariales, por lo menos con la intención de que tarde o temprano captemos el mensaje de cómo queremos construir la sociedad. Nosotr@s y no los poderes económicos de la desigualdad. Me parece acertado que hayan señalado que el hecho de que la minería sea la única salida de esas comarcas lo que pone de manifiesto es que el desarollo en las mismas está bloqueado. Porque no creo que, de haber podido escoger mejor, todas esas personas hubieran escogido la mina directamente. Las minas, como otras muchas fábricas contaminantes en las que trabajamos, ni son propiedad nuestra, ni son un logro definitivo de las luchas sociales, sino más bien uno de los logros sobre el empleo conseguidos hasta ahora. Pero ese no es el final del camino.

No sé si en este blog o en otro que escribo desde antes del 15m, hablé alguna vez de que la historia de la lucha sindical lleva años estancada. Lo mismo, o similar, opina aquél señor que, ufano en su posición privilegiada, dijo que vivíamos en "el fin de la Historia", por motivos similares: la lucha social se había estancado. Hasta ahora, parecía haber desaparecido toda presencia importante de movimientos sociales críticos con el sistema. En mi opinión, la lucha obrera se fue estancando durante las últimas décadas asentándose en las cuestiones de defensa del puesto de trabajo y las condiciones laborales, el algunos casos convirtiéndose los sindicatos en poco más que buffetes de abogados de las plantillas de obreros afiliados. Sólo tímidamente se esgrimían propuestas como la jornada semanal de 35 horas, y sólo de forma más minoritaria aparecían en sindicatos anarquistas ideas consideradas utópicas como la jornada laboral de 3 horas como standard. Atrás quedaron en la historia reivindicaciones como éstas, que siguen teniendo sentido porque significan una crítica a un sistema económico y una exigencia de un reparto de la riqueza que, hoy más que nunca, es tan necesario como posible -en cuanto a cifras-. Pero todo eso siempre suena muy utópico.

Durante la época del ladrillo y las bonanzas de los 90, la mayoría de la gente no estaba dispuesta a perder su tiempo posicionándose de forma crítica contra el sistema. Quizá debieron hacerlo entonces. Puede que muchas personas hayan empezado a protestar ahora al verse sin trabajo, pero entonces no quisieron escuchar ningún argumento. "Las cosas iban bien", pero ya había muchos "antisistema" advirtiendo que todo eso era una estafa, que era destructivo y que tarde o temprano sufriríamos las consecuencias. La lucha social pareció desaparecer. Era "el fin de la historia". Y ahora, mucha gente que antes no veía motivos para protestar, ha abierto los ojos. Y esto es -yo creo- el 15m.

Así que, si podemos lanzar cualquier descalificación a un análisis en un blog, con tanta importancia como cualquier otro, con el argumento de que su visión está lejos de la verdadera lucha social, quizá antes debamos preguntarnos si defender el carácter empresarial de un sistema obsoleto, corrupto, insostenible y destructivo, aunque nos de puestos de trabajo, no está igual de alejado de esa lucha. Al menos de la que defendemos muchas personas que -también- defendemos el derecho al trabajo. No creo que defender los puestos de trabajo sea excluyente de intentar recuperar la soberanía sobre nuestro futuro y cómo queremos que sea. Creo que sería absurdo hacer una guerra entre obreros y el 15m por este motivo.


jueves, 31 de mayo de 2012

El sistema de la injusticia.

De tanto verlas, vuelve uno a ese punto donde ya no hace falta ver las noticias para confirmar lo que ya se sabe. Nos engañan, nos roban, nos estafan, nos reprimen, nos venden, nos desprecian, nos dejan morir, nos hipotecan. Y no, no es tremendista decir esto: es la realidad. Los hombres y mujeres en el poder, tanto en los escaños públicos como en las empresas a las que hacen caso, saben el mal que causan. Tanto si lo saben como si no, cuesta entender que sigan insistiendo en el expolio social a menos que tengan serios problemas de personalidad (falta de empatía, falta de autoconocimiento, simple maldad, etc). El sistema es mi enemigo, como siempre. No porque yo lo quiera, porque a mí se me ponga en las narices, sino porque con sus gestiones se empeñan en agredir a miles, millones de personas a las que considero iguales en derechos, que han pagado sus impuestos para mantener un bienestar público. ¿Podría haber otro sistema posible? Si no estás informado piensas que


no, pero si observas y analizas bien te das cuenta de que sería mucho más fácil organizar y financiar un sistema justo que el que tenemos ahora. 

Tanto la sanidad y la educación públicas en España son totalmente viables, ejemplo de eficacia a un coste más que razonable que sale de los impuestos de todas las personas que no hemos provocado la crisis. ¿Por qué se empeñan en destruirlo? Se mantienen los privilegios fiscales y las subvenciones del estado a la iglesia ¿Por qué? ¿Hasta cuando? ¿Por qué los políticos no se bajan el sueldo ya? ¿Por qué hay más políticos en España que médicos, bomberos y policías juntos, y son los políticos los que dicen que sobran médicos y profesores? Y así tantas y tantas mentiras. 

 ¿Cabe seguir dando el beneficio de la duda a un sistema que, a pesar de decir constantemente que estamos en circunstancias extraordinarias, no implante medidas extraordinarias de verdad? No las medidas extraordinariamente antidemocráticas como rescate de bancos, amnistías fiscales, retraso de la edad de jubilación, reducción de la sanidad y enseñanza públicas... sino medidas extraordinarias que no pongan a la gente en peligro de pobreza y desatención médica: ¿Por qué no se ordenan expropiaciones de las más grandes fortunas, esas grandes fortunas que se han hecho durante la bonanza de especulación que provocó esta crisis financiera? ¿Es demasiado comunista esta propuesta para un mundo con dos dedos de frente? ¿Qué causará más sufrimiento y destrucción del desarrollo: millones de personas en paro y los sistemas públicos de bienestar que tanto nos ha costado financiar, o pedirles a aquellos que son tan ricos que hasta da vergüenza, que aporten de verdad para salir del bache? 

 De un sistema en el que los ricos pueden hacer trampas para hacerse más ricos en los buenos tiempos y en los malos, y tenemos que cargar con todo los demás, sí, soy enemigo. Mucha gente somos enemigos de este sistema. La mayoría pacíficos. Porque tenemos razón. Llega un momento en que la información ha sido tanta que ya no hace falta ver continuamente las noticias. Está claro. Esto es una estafa. Mejor no ver las noticias todos los días para conservar el humor, que eso de momento no nos lo pueden quitar.


 

martes, 8 de mayo de 2012

11 Razones para plantearse la ilegitimidad del gobierno de Rajoy




1-En los primeros meses de gobierno del PP, no sólo han faltado a todas sus promesas electorales sino que han hecho exactamente lo que decían que no harían. Sólo con eso ya podría dar por finalizado el artículo. Decían que tenían soluciones mejores que las del fatal gobierno de Zapatero (falsamente llamado socialista), pero resulta que no, que las que tienen son peores.

2-Se defienden diciendo que es la herencia del gobierno anterior -no admiten la herencia de la burbuja de la construcción creada por ellos mismos anteriormente-, y que desconocían la realidad de la situación. ¿Cómo puede ser posible, en un estado democrático, que los diputados principales de la cámara desconozcan la situación? ¿No es eso admitir incompetencia o mala fe?

3-El último sondeo de opinión pone a Rajoy con el 70% de desaprobación pública. ¿Bajó desde las elecciones? No: los votos conseguidos por el PP fueron aproximadamente entre el 24 y el 30%. Maravillas de la ley electoral española: lo que en la urna es un 30%, al llegar al congreso se ha convertido en un 60% y mayoría absoluta. Magia potagia. Está claro que en España nunca habrá una cámara fiel a la pluralidad de opinión existente hasta que se cambie la ley electoral. No es cierto, por tanto, que este gobierno (ni otros anteriores con mayorías similares) represente "a la mayoría de los españoles".

4-Faltando a su propio programa, han terminado por implantar cosas prácticamente oximorónicas como que para aumentar la calidad en la educación había que recortar su presupuesto, o que para aumentar la contratación hay que abaratar el despido. Han unido su supuesto "desconocimiento de la situación" a falacias tales como que la sanidad y educación públicas españolas eran "caras" e "insostenibles", cuando son de las más baratas y eficientes del mundo. Han recortado a la educación casi la misma cifra que recibe la iglesia como subvención directa del estado y la cifra de la que se está hablando para "rescatar" a Bankia, mientras han hablado de aumentar las subvenciones a negocios millonarios y controvertidos como la tauromaquia, y han aumentado el gasto en defensa y en gases lacrimógenos para los antidisturbios.

5-Detrás de los recortes de servicios públicos están planes y propuestas de privatización en las que se encuentran visibles nombres de personas directamente relacionadas al PP y familiares de los principales diputados. Han comenzado planes de sustitución de servicios públicos para poner en su lugar empresas privadas que lucrarán directamente a hermanos, cónyuges, primos, etc. de los principales nombres del partido. Han colocado en el Ministerio de Defensa a una persona relacionada directamente con la industria armamentística privada.

6-Al igual que hiciera Zapatero, Rajoy está cediendo la soberanía económica del país a las instrucciones y consejos del gobierno de Merkel, de los consejeros del FMI, y presumiblemente de la neoliberal Escuela de Chicago (haciendo sonar sus lemas favoritos como "terapia de choque" y "medicina amarga").

8-Entre las promesas-timo a las que han faltado tras las elecciones, están la subida de impuestos a las rentas bajas y la propuesta de amnistía fiscal al fraude de las grandes fortunas (más del 70% de todo el fraude fiscal), haciendo por lo tanto una política al servicio de los grandes capitales y en contra de la población.

9-Los políticos siguen renunciando a bajarse los sueldos, e incluso se los suben. Es una política que desprecia por completo los problemas económicos de la población.

10-Con el Ministerio de Economía (ahora llamado también de competitividad) dirigido por una persona que trabajó para el modus operandi de Lehman Brothers cuando esta entidad fue parte de la causa de la crisis financiera, demuestran negar las causas y culpables de la crisis, e insistir en una política clasista que aumente las diferencias entre los más ricos y todos los demás.

11-Muchas de las medidas que han implantado son sospechosas de resultar anticonstitucionales, como la reforma laboral, los recortes en sanidad o educación, la negativa de permitir un grupo parlamentario a Amaiur, etc. Algunos grupos políticos y juristas se plantean iniciar o han iniciado acciones en el Tribunal Constitucional contra esas reformas.

lunes, 30 de abril de 2012

7 Razones para pensar que los gobiernos no nos sacarán de la crisis.

7 Razones para pensar que los gobiernos no nos sacarán de la crisis.

Puede haber más, pero de momento se me ocurren éstas:

1-Los principales partidos más votados tienen una amplia colección de casos de corrupción. 
 Aunque siendo objetivos podemos decir que eso no significa que todos en esos partidos sean así, también podemos hablar no sólo de los casos punibles legalmente, es decir los que constituyen delito. también son numerosos los casos en que se ha contratado a familiares de políticos principales para cargos directivos y consejeros. También existen escandalosos casos de irregularidades en sueldos y dietas. Al mismo tiempo, la respuesta, tanto interna (disciplinaria) como externa (a los medios) de los partidos sobre esos temas ha sido siempre lenta, ambigua, hipócrita o inexistente. Realmente la corrupción y el amiguismo parece una constante en la forma de ser de esos partidos.

2-Los políticos no están dispuestos a moderar sus sueldos. 
Tanto entre los políticos del congreso como alcaldes de localidades concretas, son más los casos de aquellos que se han subido el sueldo que los que se lo han bajado. Algunos incluso tienen varios sueldos por estar nombrados para varios cargos incluyendo el gobierno como actividades privadas. Dejando aparte la obvia discusión sobre si realmente se puede, materialmente hablando, desempeñar más de dos trabajos a la vez, está claro que hablamos de personas que no están dispuestas a renunciar a sus niveles de vida holgados por el bien de los ciudadanos a los que dicen representar y a los que piden austeridad y precariedad.

3-La política es una puerta de dos direcciones. 
Muchos políticos han acabado trabajando, o provienen de empresas privadas, a las cuales les ha resultado favorable la política en el gobierno de esos políticos. Del mismo modo, muchos políticos acaban trabajando para empresas a las que su legislación les fue bien. Realmente es grande la lista de políticos que son consejeros de empresas y viceversa. No es de extrañar que parezcan gobernar para las grandes empresas millonarias y no para los trabajadores y pequeñas empresas.

4-La política de recortes no sirve contra la crisis. 
No es la primera vez que las políticas que estamos viendo en España se aplican en un país con problemas económicos. El mismo programa, con variaciones en detalles, ha aparecido en muchos lugares en los últimos 30 años con el mismo resultado: la economía del país se resiente rápida y progresivamente y el nivel y la calidad de vida de los ciudadanos desciende. Este tipo de políticas está inspirada en las teorías de la famosa Escuela de Chicago, un grupo de ideólogos neoliberales que defienden el desmantelamiento de los servicios y subsidios públicos y la completa libertad de empresa (aunque, contradictoriamente, sin abandonar en la práctica el auxilio del estado en momentos determinados para las multinacionales), la privatización de servicios públicos y lo que llaman "terapia de choque" y "medicina amarga": recortes progresivos y cada vez más profundos. Supuestamente esto permitiría a la economía desarrollarse por sí misma, pero en la experiencia los países quedan resentidos durante largos periodos de tiempo. Según la escuela de Chicago, siempre por no haber ido suficientemente lejos en las reformas. Ejemplos de estas implementaciones son el gobierno de Pinochet en Chile, la estructura económica de la actual China, el empobrecimiento del cuerno de África, la política económica de Suharto en Indonesia, y la lista sigue. En todos esos casos representantes de la escuela de Chicago han ocupado lugares de consejeros y han hecho grandes negocios forzando el aumento de las desigualdades como "terapia". No hay aún un ejemplo en el cual un país haya mejorado gracias a esas implementaciones. Su teoría es meramente ideológica, o deberíamos decir interesada. En España, los políticos que están haciendo ese estilo de reformas ya han dejado caer las frases típicas, casi lemas, de esa corriente: "terapia de choque", "medicina amarga" y cosas por el estilo.

5-Con lo que se está invirtiendo en ayudar a las multinacionales, banca y grandes rentas, ya hubiéramos salido de la crisis. 
Según el economista Arcadi Oliveres, los rescates bancarios podrían haber solucionado el hambre en el mundo 92 veces. Para Manfred Max, podríamos disfrutar de 600 años sin hambre. Si en lugar de ayudar a los bancos a mantener su solvencia financiera, se hubieran cubierto las ncesidades sociales, la economía se hubiese resentido mucho menos. Es curioso que a pesar de los rescates, la banca sigue reticente a aportar crédito, que fue la condición para recibir las ayudas. También podemos hablar de cifras como los 10.000 millones recortados en educación, comparados con los 13.000 (parece que 3000 más que antes) que recibe la Iglesia Católica en España, mientras también se quiere aumentar la subvención que recibe la tauromaquia. En resumen: no faltan medios, realmente lo que falta es voluntad de disponer de ellos.


6-No es una crisis, es una estafa (1) 
Durante los primeros años de esta crisis, las principales multinacionales tuvieron beneficios récord y aumentó la lista de milmillonarios en nuestro país. Lo que llaman crisis, en realidad es un miedo subjetivo (o inventado) de los mercados a no seguir ganando cada vez más. No a perder dinero, ni siquiera a seguir ganando lo mismo, sino a dejar de ver los beneficios creciendo. Mientras tanto, en España los sueldos de los trabajadores han permanecido casi iguales aunque los precios han aumentado hasta el doble desde la llegada del euro. Es decir, lo que para nosotros es cada vez más economía de supervivencia, para las grandes empresas y la banca es inaceptable y se aplican una lógica diferente: para ellas la crisis empieza cuando sus previsiones de ganar cada vez más en un amplio margen, podrían verse afectadas, independientemente de que esa posiblidad se haga efectiva o no. Habrá crisis hasta que a ellos les parezca que hay crisis.

7-No es una crisis, es una estafa (2) 
Con el avance de esta "crisis", la inseguridad económica hace resentirse el consumo, y a medida que la ciudadanía está siendo informada y haciéndose consciente de cómo las multinacionales y la banca controlan la crisis, y cómo los políticos hacen lo contrario de lo necesario, el consumo va redirigiéndose a pequeñas empresas o iniciativas sociales que la gente ve con mejores ojos. Han aumentado por ejemplo las cooperativas de alimentos ecológicos y de cercanía, así como las cooperativas de crédito en lugar de la banca tradicional. Esto significa una redistribución de la riqueza a través del consumo. Ya que la banca es reticente aún a dar crédito y las grandes empresas endurecen su política laboral, pero siguen manteniendo su expectativa de crecimiento, sus estadísticas podrían seguir señalando esto como un aumento de la crisis, ya que para ellos crisis es que ellos no sigan ganando más. Así que, incluso si los sistemas alternativos de consumo y uso de la riqueza siguen proliferando y representando pequeñas mejoras para mucha gente, el resumen oficial podría seguir siendo de aumento de la crisis. Habría crisis hasta que a ellos les parezca que debe haber crisis.