viernes, 30 de marzo de 2012

Ingenuidad



Cuando hay quien piensa que es una cuestión de si un partido u otro (por cierto, en España sólo existen dos, por lo visto), estamos muy atrás en la verdadera explicación de nuestras circunstancias: los políticos actualmente no representan ideales, ni mucho menos a las personas de a pie. Es de una gran ingenuidad pensar que empresas que venden ilusiones como el PP y el PSOE defienden formas justas de organizar la sociedad. También es de una gran ingenuidad pensar que sus formas de política en los últimos 20 años o más han sido muy diferentes. Es de una gran ingenuidad pensar que van a ser benevolentes y que no van a seguir comiéndole el culo a los más ricos del mundo. Y es de una gran ingenuidad pensar que esos más ricos del mundo no deben empezar a repartir todo lo que han acumulado, pues es de gran ingenuidad pensar que el mundo funciona bien actualmente, cuando la superficie de los paises que gobiernan el mundo es ínfima comparada con la superficie de los países a los que sus negocios han llevado al hambre, la guerra y el agotamiento de recursos.

Es también ingenuidad pensar que la crisis es sólo política interna de un país, ya que lo que pasa en España ya ha pasado en otros países en los últimos 30 años. Mucha gente no sabe que detrás del crack del 2009 estaban el mismo grupo de personas que detrás de la guerra de Irak, el conflicto de Palestina y el golpe de estado de Chile (Esto no es una conspiranoia y no hay que leer archivos clasificados para ver los nombres y apellidos, que están en la prensa común, ya que no me refiero al club bilderberg ni los iluminati, si no a la Escuela de Chicago, esa a la que seguían Lehman Brothers -por cierto el actual ministro de economía trabajaba para ellos- y muchos asesores del FMI en los últimos años).

Por último, es de gran ingenuidad suponer que el socialismo capitalista puede seguir llamándose pensamiento de izquierdas, como es de una gran ingenuidad pensar que el pensamiento liberal de derechas se basa en la justicia y el bien común. Es como llamar noche al día y día a la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario