jueves, 31 de mayo de 2012

El sistema de la injusticia.

De tanto verlas, vuelve uno a ese punto donde ya no hace falta ver las noticias para confirmar lo que ya se sabe. Nos engañan, nos roban, nos estafan, nos reprimen, nos venden, nos desprecian, nos dejan morir, nos hipotecan. Y no, no es tremendista decir esto: es la realidad. Los hombres y mujeres en el poder, tanto en los escaños públicos como en las empresas a las que hacen caso, saben el mal que causan. Tanto si lo saben como si no, cuesta entender que sigan insistiendo en el expolio social a menos que tengan serios problemas de personalidad (falta de empatía, falta de autoconocimiento, simple maldad, etc). El sistema es mi enemigo, como siempre. No porque yo lo quiera, porque a mí se me ponga en las narices, sino porque con sus gestiones se empeñan en agredir a miles, millones de personas a las que considero iguales en derechos, que han pagado sus impuestos para mantener un bienestar público. ¿Podría haber otro sistema posible? Si no estás informado piensas que


no, pero si observas y analizas bien te das cuenta de que sería mucho más fácil organizar y financiar un sistema justo que el que tenemos ahora. 

Tanto la sanidad y la educación públicas en España son totalmente viables, ejemplo de eficacia a un coste más que razonable que sale de los impuestos de todas las personas que no hemos provocado la crisis. ¿Por qué se empeñan en destruirlo? Se mantienen los privilegios fiscales y las subvenciones del estado a la iglesia ¿Por qué? ¿Hasta cuando? ¿Por qué los políticos no se bajan el sueldo ya? ¿Por qué hay más políticos en España que médicos, bomberos y policías juntos, y son los políticos los que dicen que sobran médicos y profesores? Y así tantas y tantas mentiras. 

 ¿Cabe seguir dando el beneficio de la duda a un sistema que, a pesar de decir constantemente que estamos en circunstancias extraordinarias, no implante medidas extraordinarias de verdad? No las medidas extraordinariamente antidemocráticas como rescate de bancos, amnistías fiscales, retraso de la edad de jubilación, reducción de la sanidad y enseñanza públicas... sino medidas extraordinarias que no pongan a la gente en peligro de pobreza y desatención médica: ¿Por qué no se ordenan expropiaciones de las más grandes fortunas, esas grandes fortunas que se han hecho durante la bonanza de especulación que provocó esta crisis financiera? ¿Es demasiado comunista esta propuesta para un mundo con dos dedos de frente? ¿Qué causará más sufrimiento y destrucción del desarrollo: millones de personas en paro y los sistemas públicos de bienestar que tanto nos ha costado financiar, o pedirles a aquellos que son tan ricos que hasta da vergüenza, que aporten de verdad para salir del bache? 

 De un sistema en el que los ricos pueden hacer trampas para hacerse más ricos en los buenos tiempos y en los malos, y tenemos que cargar con todo los demás, sí, soy enemigo. Mucha gente somos enemigos de este sistema. La mayoría pacíficos. Porque tenemos razón. Llega un momento en que la información ha sido tanta que ya no hace falta ver continuamente las noticias. Está claro. Esto es una estafa. Mejor no ver las noticias todos los días para conservar el humor, que eso de momento no nos lo pueden quitar.


 

martes, 8 de mayo de 2012

11 Razones para plantearse la ilegitimidad del gobierno de Rajoy




1-En los primeros meses de gobierno del PP, no sólo han faltado a todas sus promesas electorales sino que han hecho exactamente lo que decían que no harían. Sólo con eso ya podría dar por finalizado el artículo. Decían que tenían soluciones mejores que las del fatal gobierno de Zapatero (falsamente llamado socialista), pero resulta que no, que las que tienen son peores.

2-Se defienden diciendo que es la herencia del gobierno anterior -no admiten la herencia de la burbuja de la construcción creada por ellos mismos anteriormente-, y que desconocían la realidad de la situación. ¿Cómo puede ser posible, en un estado democrático, que los diputados principales de la cámara desconozcan la situación? ¿No es eso admitir incompetencia o mala fe?

3-El último sondeo de opinión pone a Rajoy con el 70% de desaprobación pública. ¿Bajó desde las elecciones? No: los votos conseguidos por el PP fueron aproximadamente entre el 24 y el 30%. Maravillas de la ley electoral española: lo que en la urna es un 30%, al llegar al congreso se ha convertido en un 60% y mayoría absoluta. Magia potagia. Está claro que en España nunca habrá una cámara fiel a la pluralidad de opinión existente hasta que se cambie la ley electoral. No es cierto, por tanto, que este gobierno (ni otros anteriores con mayorías similares) represente "a la mayoría de los españoles".

4-Faltando a su propio programa, han terminado por implantar cosas prácticamente oximorónicas como que para aumentar la calidad en la educación había que recortar su presupuesto, o que para aumentar la contratación hay que abaratar el despido. Han unido su supuesto "desconocimiento de la situación" a falacias tales como que la sanidad y educación públicas españolas eran "caras" e "insostenibles", cuando son de las más baratas y eficientes del mundo. Han recortado a la educación casi la misma cifra que recibe la iglesia como subvención directa del estado y la cifra de la que se está hablando para "rescatar" a Bankia, mientras han hablado de aumentar las subvenciones a negocios millonarios y controvertidos como la tauromaquia, y han aumentado el gasto en defensa y en gases lacrimógenos para los antidisturbios.

5-Detrás de los recortes de servicios públicos están planes y propuestas de privatización en las que se encuentran visibles nombres de personas directamente relacionadas al PP y familiares de los principales diputados. Han comenzado planes de sustitución de servicios públicos para poner en su lugar empresas privadas que lucrarán directamente a hermanos, cónyuges, primos, etc. de los principales nombres del partido. Han colocado en el Ministerio de Defensa a una persona relacionada directamente con la industria armamentística privada.

6-Al igual que hiciera Zapatero, Rajoy está cediendo la soberanía económica del país a las instrucciones y consejos del gobierno de Merkel, de los consejeros del FMI, y presumiblemente de la neoliberal Escuela de Chicago (haciendo sonar sus lemas favoritos como "terapia de choque" y "medicina amarga").

8-Entre las promesas-timo a las que han faltado tras las elecciones, están la subida de impuestos a las rentas bajas y la propuesta de amnistía fiscal al fraude de las grandes fortunas (más del 70% de todo el fraude fiscal), haciendo por lo tanto una política al servicio de los grandes capitales y en contra de la población.

9-Los políticos siguen renunciando a bajarse los sueldos, e incluso se los suben. Es una política que desprecia por completo los problemas económicos de la población.

10-Con el Ministerio de Economía (ahora llamado también de competitividad) dirigido por una persona que trabajó para el modus operandi de Lehman Brothers cuando esta entidad fue parte de la causa de la crisis financiera, demuestran negar las causas y culpables de la crisis, e insistir en una política clasista que aumente las diferencias entre los más ricos y todos los demás.

11-Muchas de las medidas que han implantado son sospechosas de resultar anticonstitucionales, como la reforma laboral, los recortes en sanidad o educación, la negativa de permitir un grupo parlamentario a Amaiur, etc. Algunos grupos políticos y juristas se plantean iniciar o han iniciado acciones en el Tribunal Constitucional contra esas reformas.