domingo, 1 de julio de 2012

La herencia recibida


Uno de los argumentos más sonoros esgrimidos por los parlamentarios del PP para defender su gestión contraria a su programa electoral, y uno de los más repetidos por sus fieles seguidores, es el de "la herencia recibida". Según esta defensa, el no haber  tardado ni medio año en faltar a todas sus promesas electorales es debido a que la situación dejada por el anterior ejecutivo no era la que esperaban. Quepa señalar que en este blog no defiendo la gestión del PSOE, y que este artículo está destinado más bien a desmontar una falacia de defensa del PP.

Lo primero de lo que ya hemos hechado mano en muchos fotos para desarmar ese argumento de la herencia recibida es que el PP se niega aceptar la responsabilidad de haber creado una burbuja inmobiliaria superior a la de la mayoría de los países, es decir un plan de empleo y economía insostenible y que, lejos de conceder beneficios estables, ha disparado el precio de las viviendas y las hipotecas, dificultando enormemente tanto el alquiler como la compra. Si al PSOE podemos acusarle de

negligencia o de mirar para otro lado en lugar de alterar ese modelo, al PP debemos acusarle directamente de haberlo creado.

El segundo aspecto que podemos observar en el arguemnto de la herencia recibida es el de "nos encontramos con una situación que no era la que esperábamos". De por sí es bastante sospechoso que los principales parlamentarios del país desconozcan la situación del mismo. Creo que se llama incompetencia. O, como poco, podríamos -quizá- justificarles analizando la transparencia de los mecanismos gubernamentales de nuestro país, que quizá no son lo suficientemente claros como para que los parlamentarios puedan "conocer la situación", lo cual es hilarante, y, de ser así, ellos mismos, junto a los otros partidos, como parlamentarios veteranos y en el gobierno tuvieron en su momento la oportunidad de cambiar. De todas formas, este argumento de desconocimiento es bastante increíble.

Quizá la contradicción menos obvia pero más interesante del argumento de la herencia recibida está relacionado con mezclar los dos últimos párrafos: El PP dedicó mucha energía a criticar propuestas del gobierno del PSOE los últimos años antes de las elecciones, y al conseguir la mayoría en ellas, no tardó en aplicar muchas de las medidas que aquellos habían propuesto. Lo que significa esto es que el PP reconoce de forma implícita que las propuestas del PSOE eran acertadas, puesto que ahora "que conocen la situación real" les parecen medidas completamente correctas y adecuadas. No como cuando las criticaban como completamente equivocadas, durante los dos últimos años y los meses antes de las elecciones. Así que las elecciones castigaron a un partido "que conocía la situación" por otro que hace lo mismo que el anterior "ahora que conoce la situación". Realmente es un triunfo para España. No se puede asegurar a ciencia cierta si los defensores del PP defienden su gestión o la del PSOE.

Otra cosa interesante a tener en cuenta es que las propuestas y medidas del PSOE que el PP criticó fueron en muchos casos sus propias propuestas electorales en campañas anteriores. En efecto, en comicios de la década pasada el PP llevaba en su programa electoral por ejemplo el retraso de la edad de jubilación, y eso que todavía no había empezado la crisis.

 Que no se engañen sus defensores: la ideología neoliberal de derechas defiende siempre el recortar derechos sociales, privatizar servicios y defender a la banca, independientemente de que sean tiempos de crisis. La crisis es la excusa perfecta. Y se equivocan también pensando que estas medidas van a solucionar la crisis. Estas medidas ya se aplicaron en otros países anteriormente y nunca solucionaron sus crisis. Claro que, cuando llega el momento de darse cuenta, podemos echar la culpa a la herencia recibida. La de los demás y no la propia.

Insisto, para finalizar, que este post no es para defender al PSOE, que bajo mi punto de vista son casi o tan neoliberales de derechas como el PP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario