jueves, 12 de julio de 2012

Las críticas a los mineros


Surgen en todo este asunto voces necesarias al debate, críticas con los mineros y su protestas.



La más lógica es la de si es necesario o no utilizar armas caseras para repeler las cargas policiales, un debate necesario. Quizá hay que tener en cuenta que el gobierno hizo oídos sordos a las peticiones de diálogo del sector y mandó a los antidisturbios (los violentos antidisturbios españoles), a una barricadas que fueron en principio pacíficas. Así que, sin ser bueno, era normal que acabara así.

Pero otras se centran en los aspectos políticos y económicos del tema. Por ejemplo, suena como un eco que "los mineros cobran más que otros sectores": sí, pero porque su trabajo es declaradamente tóxico y mortal, y porque han peleado sus derechos. Pero si los otros sectores quieren cobrar más, deberían pelearlo, no echar pestes contra quien lo ha conseguido, porque esa crítica es típica de las personas muy poco concienciadas respecto a la estructura del sistema, que piensan que por tener un sueldo de 1200 euros por una jornada laboral de 8 horas les están haciendo un favor, y con la coyuntura en que estamos y lo que ya sabemos de quiénes se están beneficiando de la crisis, es un pensamiento que nos vuelve al principio de todo. Vamos, pura envidia.

Otra de las críticas es la de que el sector del carbón es obsoleto y no es rentable. Quizá, si no tenemos en cuenta que se calcula que el consumo de carbón aumentará y que Alemania planea reabrir sus minas. Por otro lado, si lleváramos este pensamiento hasta su dimensión seria, hay muchos trabajos que están obsoletos y no son necesarios, como por ejemplo la fabricación de coches, especialmente los que usan combustible fósil, por poner un ejemplo.

(Editado 16 de julio de 2012:

También ha salido la noticia de que Goldman Sachs -sí, nada más y nada menos que los mismos Goldman Sachs que están en el punto de mira por tener responsabilidades en la creación de esta crisis- han estado acumulando carbón de importación colombiano en el puerto de Gijón. Qué casualidad ¿Se enteraron de que iban a cerrar las minas y corrieron a comprarlo, o ya lo sabían? En el primer caso, es triste que unos de los que provocaron la crisis encima se lucren con nuestras miserias. En el segundo, cabe la posibilidad de que ellos sugirieran que se recorten las ayudas al carbón asturiano. No es la primera vez que los negocios se hacen así. ¿Cómo pensáis que se fueron a la ruina muchos países? )

Lo de que no es rentable y que viven de ayudas es muy relativo y quizá falso, ya que las ayudas que recibe son inferiores a las que reciben otros sectores energéticos. Por ejemplo las eólicas, justo donde yo vivo se han abierto muchos parques sólo por las subvenciones. Algunos ni siquiera han sido abiertos después de construidos. Cosas similares pasaron con parques solares que prometieron grandes beneficios a los propietarios de las tierras, pero luego resulta que no era oro todo lo que relucía. Como escribí anteriormente, yo tampoco estoy de acuerdo en que se sigan explotando empresas que deberían ser sustituidas por otras, pero tampoco puedo admitir que se cierren rápidamente con la excusa de la crisis (ya expliqué en este blog que la crisis me parece una excusa y una estafa, porque haber dinerlo haylo), sino que se hagan transiciones sociales bien planeadas. No se han hecho en los años en que nos iba bien. Los gobiernos no quisieron y la gente no lo pidió lo suficiente.
Además, las ayudas que recibe el sector del carbón por lo visto se amortizan casi inmediatamente, ya que de la existencia de este sector viven comarcas enteras, generando todo el entramado de consumo y trabajo necesario para vivir en ellas miles de familias. Hay que señalar también que al criticar las ayudas que recibe el carbón estamos equivocándonos por envidia sobre cuáles son las verdaderas medidas que debería tomar un gobierno en época de crisis: subvencionar el empleo. Se nos ha olvidado de golpe aquello de "mucho dinero para los bancos pero nada para las familias". De nuevo la envidia nos domina y dejamos de ser animales políticos serios.

También quiero decir que me parece correcta la crítica (la que menos se hace) de que los mineros bien tuvieron tiempo de elegir a otros representantes sindicales y políticos en sus comarcas, y no unos que se gastasen los fondos mineros en obras de pompa mal acabadas. Vamos, como todo el mundo durante la bonanza: todo el mundo creía que se habían acabado las luchas sociales, y no importó que los gobiernos no pusieran el mundo como debería en su momento.

Editado 14/jul/2012:

También hay que mencionar esa crítica de que "el carbón asturiano es muy caro y de mala calidad". Por lo visto eso ha quedado refutado en el artículo que os recomiendo ahí arriba. Por otro lado, es la pescadilla que se muerde la cola de la competitividad: todo aquello que conseguimos más barato de otros países que hecho en casa suele hacerse por mano de obra barata y sin derechos.  Como mínimo somos unos inconscientes, como lo hemos sido todos estos últimos años en que nuestra bonanza y la de la bolsa de Wall Street se asentaron sobre esa injusticia, permitida por los parlamentarios Europeos, con su plan del libre comercio, sin restricciones al menos a los países que incumplieran los derechos humanos y laborales que en Europa estaban hasta ahora institucionalizados.  ¿Entendéis? Comprar más barato de fuera no sólo promueve la corrupción en esos países, sino que arruina las empresas nacionales. No debemos seguir tirando por ese argumento, ni comprando en Zara porque es más barato por los mismos motivos, etc. Si eso es lo que queremos, adelante. Entonces no hablemos de la lucha obrera, porque estaríamos siendo más bien nacionalsocialistas.
Este es otro tema que ya traté en las últimas entradas y volveré a tratar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario