viernes, 30 de noviembre de 2012

Los ricos no crean empleo

Muy interesante esta charla dentro del ciclo TED



Discurso censurado de Nick Hanauer en TED: "Los ricos no crean empleo". from 1968RIP on Vimeo.

A la reflexión de este vídeo cabe añadirle la cuestión de que las empresas, si se da la ocasión, o si la competitividad presiona, tenderán a preferir las fórmulas de contratación más baratas, reducir costes de plantilla, etc. etc. Y aprovecharse de reformas laborales como la que nos han aplicado en España.

También añadiría que el miedo a que decrezca el empleo y se desestabilice la economía si se grava a las grandes fortunas es una idea de un modelo de economía, como dice el conferenciante, que nos impide imaginar otro diferente. Por ejemplo, una economía que favorezca a las pequeñas empresas antes que a las grandes, lo cual además evitaría entropías como la que se produce cuando el grueso del empleo pertenece a multinacionales y éstas cierran: el desempleo y la desestabilidad son cuantiosos, repentinos y drásticos. Este peligro sería menor si tanto el mercado de consumo como el de trabajo dependiesen mucho más de las pequeñas empresas.

Hay que pensar también en qué ocurriría si se comenzase a gravar a los más ricos. Habría un proceso de transición de una economía de grandes empresas a una de pequeñas empresas. Pero ¿sería un proceso dramático o fluido? Quizá sería dramático mientras que hay mucha gente trabajando en empresas multinacionales y muchos de los productos de consumo son ofrecidos por ellas. Quizá pasado un tiempo esto fuera sustituido por la oferta de las pequeñas, de las cuales en general existen en casi todos los sectores pero están limitadas por la estructura económica y quizá no puedan competir con las grandes en las condiciones actuales. Teniendo en cuenta este aspecto quizá el proceso fuese fluido. Según algunos análisis, gran parte de la economía en España depende de pequeñas empresas y autónomos.

También podemos tener en cuenta cómo funcionan algunas de las grandes inversiones. Si tenemos en cuenta que, a mayor fortuna, mayor facilidad para acceder al crédito, podemos quizá observar que muchas de las grandes inversiones no se hacen con capital propio de la empresa, sino prestado. Si cambiase la mentalidad de crédito de los bancos, o si, simplemente, se les obligase a cumplir las condiciones de los rescates, el crédito a pequeñas empresas debería ser más fluido. Algunas de las grandes inversiones también reciben cuantiosas subvenciones. Incluso existen casos -como la instalación de parques eólicos- que se llevan a cabo precisamente por la subvención, buscando esa suma como beneficio, y el futuro de la instalación no importa demasiado, en algunos casos. Es decir, algunas de las grandes inversiones se realizan por costes propios mínimos o nulos. Lo que significa que -en esos casos- las grandes fortunas no son las que producen el tejido empresarial, sino los préstamos y las subvenciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario